EL DESNUDO EN LA OBRA DE IGNACIO PINAZO

(Del 29 de junio al 17 de septiembre de 2017)

La exposición:

Con motivo del centenario del fallecimiento de Ignacio Pinazo (Valencia, 1849 – Godella, Valencia, 1916), el Gobierno valenciano declaró 2016 como el Año Pinazo. Una declaración que supuso la organización en la Comunidad Valenciana de una decena de exposiciones a través de las cuales descubrir y poner en valor la obra de uno de los más importantes pintores valencianos del siglo XIX.

Dentro de estas exposiciones se contó la que ahora, gracias a la colaboración de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino con el Ayuntamiento de Almería, llega hasta el Espacio 2 del Museo de Arte de Almería: “El desnudo en la obra de Ignacio Pinazo”. Una muestra expuesta con anterioridad en el Museo del Almudín de Valencia (3/11/2016 – 5/02/2017) y en el Museo de Bellas Artes de Castellón (21/02/2017 – 21/05/2017).

Para la exposición, comisariada por Javier Pérez Rojas, se han seleccionado un total de 59 obras pertenecientes a diversas colecciones privadas y públicas valencianas, como el Museo de Bellas Artes san Pío V (Valencia), la Diputación de Valencia, el Museo Nacional de Cerámica González Martí (Valencia), el IVAM o la Casa Museo Pinazo de Godella (Valencia); instituciones sin cuya inestimable colaboración no habría sido posible esta exposición.

Obras de diferentes tamaños y etapas agrupadas todas bajo el común denominador del desnudo, entre estas destacan, además de los numerosos dibujos conservados en la Casa Museo Pinazo que con motivo de esta exposición se pueden ver por primera vez, “Niño desnudo en la cuna” (Museo de Bellas Artes san Pío V); “Juegos icarios” y “Las hijas del Cid abandonadas en el bosque” (ambas propiedad de la Diputación de Valencia); “Desnudo de frente (Friné)” (Museo Nacional de Cerámica González Martí, Valencia)); “Modelo en reposo” (IVAM, Valencia); “Mujeres bañándose”, “Cupido”, “Niño en verdes” y “Cristo yacente” (procedentes todas de la Casa Museo Pinazo); o las dos grandes pinturas decorativas que, procedentes de la Casa Orellana de Valencia, representan la “Alegoría de las Artes” y “Eros y Psiquis”, ambas de colección particular